© Proporcionado por THX Medios S.A. Marcelo Salas y Cristiano Ronaldo

La Juventus había puesto el ojo en una joven promesa que en aquel entonces vestía la camiseta del Sporting de Lisboa. El volante portugués, rápido y de buena pegada, había llamado la atención de los grandes clubes europeos y los italianos querían adelantarse.

Por ese motivo, algunos dirigentes viajaron a Portugal, pero se encontraron con que Ricardo Quaresma, el futbolista en cuestión, estaba sentado en el banco de suplentes y su lugar en el equipo lo ocupaba un joven de 17 años llamado Cristiano Ronaldo.

Ronaldo finalmente arribó al Manchester United (Reuters)© Proporcionado por THX Medios S.A. Ronaldo finalmente arribó al Manchester United (Reuters)

«Llamé a Turín y señalé que sería el mejor jugador del mundo, obviamente después de Maradona», contó Gianni Di Marzio en diálogo con la agencia EFE.

Los italianos acordaron con los dirigentes portugueses una suma de dinero y el pase del delantero Marcelo Salas, que en aquel momento formaba parte de la plantilla de la Juventus.

«Negocié, llevé a Cristiano a Turín en 2002 para firmar con Juventus pero Salas no aceptó el trueque», explicó Di Marzio, quien remarcó que la operación se frustró por culpa del chileno: «Por pocos millones Salas no quiso ir y luego terminó en el River Plate».