“Para las FF.AA. y Carabineros, especialmente para su personal en retiro, se han generado brechas que van separándolas de una sociedad de la cual forman parte. En el último tiempo, ha habido una transgresión a las formas como la política y la justicia enfrentaban el ayer“, empiezan diciendo los generales en retiro.

Luego agregan: “La manera de lograr el común objetivo de alcanzar justicia, verdad, reparación y asegurar la no repetición de las violaciones a los DD.HH., en el contexto de una justicia transicional, se ha visto afectada, cuando en el plano político y judicial se mira y evalúa el ayer solo con los ojos y criterios de hoy

Además, los militares y carabineros calificaron como un “importante retroceso de la forma como se actuaba para que este sector de chilenos asumiera sus responsabilidades en un marco de justicia y dignidad propias de la transición” eventos como: “La falta de debido proceso que sufren cientos de militares y carabineros; penas cada día más altas a condenados muchas veces solo por presunciones; el ensañamiento para mantener presos a personas ancianas -que incluso han perdido la noción de lo que sucede-; el anunciado cierre del penal Punta Peuco, que en democracia y por acuerdo político, se construyó para el cumplimiento de penas privativas de libertad”.

También deslizaron una crítica a los cómplices civiles de la dictadura: “Consideramos grave que al único sector que ha asumido sus culpas en el ayer se lo discrimine abiertamente. Por el contrario, los otros sectores, activos y pasivos, en la tragedia de antaño, disfrutan de un Chile donde para ellos están todos los caminos y espacios abiertos, sin que hayan respondido por sus propias culpas, que en el caso de los ámbitos políticos y judiciales no fueron ni pocas ni menores. Para qué decir de aquellos que optaron por la vía armada y que ganaron la impunidad”.

“En el mes de la Patria, donde la ciudadanía como siempre mira la historia de Chile y rinde tributo a sus instituciones militares, nos parece legítimo que, después de 44 años, aspiremos a vivir en un Chile reconciliado, que con tanta decisión y valor las FF.AA. y Carabineros han ayudado a construir”, cierra la carta.

Entre los firmantes están dos ex comandantes en Jefe del Ejército: Óscar Izurieta (2006-2010), quien fue alumno de la Escuela de las Américas y además subsecretario de Defensa de Piñera; y Juan Miguel Fuente-Alba (2010-2014), cuyo patrimonio (superior a los $3 mil millones) está siendo investigado como una de las aristas del caso Milicogate.

También firman:

Los ex comandantes en jefe de la Armada: Jorge Arancibia (1997-2001, posteriormente fue senador por dos períodos), Miguel Vergara (2001-2005), Rodolfo Codina (2005-2009, involucrado en el caso de las “dobles pensiones” de Capredena), Edmundo González (2009-2013) y Enrique Larrañaga (2013 hasta junio de 2017).

Los ex comandantes en jefe de la FACH: Fernando Rojas Vender,(1995-1999, quien además ha sido sindicado como uno de los pilotos que bombardeó La Moneda en 1973), Patricio Ríos (1999-2002, quien dimitió luego de una polémica con el gobierno de Ricardo Lagos y además está involucrado en el caso de las millonarias pensiones de Capredena, con una pensión de $4 millones),  Osvaldo Sarabia (2002 – 2006), Ricardo Ortega (2006 -2010, investigado por nepotismo durante su gestión) y Jorge Rojas (2010-2014).

Los ex generales directores de Carabineros: Fernando Cordero (1995-1997, luego fue senador por dos periodos y que, según investigaciones de Ciper, tiene a sus hijos involucrados en licitaciones irregulares de Carabineros y eludió impuestos por una lujosa propiedad en Peñaflor), Manuel Ugarte (1997-2001),Eduardo Gordon (2008-2011, imputado en el caso de fraude en Carabineros conocido como “Pacogate”), Gustavo González Jure (2011-2015).