LA VERDAD, SOLO LA VERDAD

Nadie aprueba y, más aún, reprocha la sideral ganancia de la mal llamada pyme CAVAL, porque para la EMT es difícil lograr ganancias, a tal extremo, que muchas veces tiene que inventarlas para ser considerada por los Bancos. Una EMT que haya vendido menos que el año anterior, es mal mirada por las Instituciones crediticias y, difícilmente, le otorgan crédito.

Ahora bien, si es cierto que ninguna mediana, pequeña y menos persona natural, tiene acceso al presidente de un Banco, porque apenas puede, después de larga espera, hablar con su ejecutivo, no deja de ser menos cierto que las grandes empresas pertenecientes a la C.P.C – Confederación de la Producción y el Comercio- los negocios los tratan directamente con el Gerente General o con el Presidente de la institución, más aún, son éstos los que, en algunas ocasiones, van a visitar a los empresarios en sus mismos domicilios.

Todo esto apunta a las aseveraciones del diputado Javier Macaya, que en una alocución dijo que: “ninguna persona en Chile tiene acceso a una entrevista con un Presidente de Banco”.

El señor diputado dijo varias verdades pero, lamentablemente con el afán político de tapar el escándalo Penta, miente con decir hechos que no son ciertos, que confunden a la opinión pública y la hacen más reticente a creerle a la clase política, por eso es aconsejable decir la verdad, solo la verdad….y en honor a esa verdad, nos quedamos con la declaración a La Tercera del sacerdote jesuita Felipe Berríos: «Los casos Penta y Dávalos tienen algo en común: la codicia, el deseo de tener más a costa de cualquier cosa» y no con lo declarado por Dávalos a El Mercurio: “La empresa CAVAL va a tener que pagar, seguramente, ingenieros, abogados, contadores, oficina etc., y después de todo eso, luego del ejercicio financiero va a poder ver cuánto generó de utilidad, si es que se generó”

Quien va a creer que comprar 44 hectáreas y antes de un año venderlas con una ganancia de 2.500 millones de pesos, necesita gastar tanto dinero como lo dice Dávalos? ¿Para qué ingenieros, abogados, contadores y OFICINAS¬ que una empresa que trata negocios con el presidente de un Banco¬ debe haber tenido, si las vendió, repetimos, ante de un año tal cual las compró?

Por favor, señor Dávalos, gane dinero fácil, por no ofenda la inteligencia de los chilenos y diga la verdad, sólo la verdad…

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*